lunes, septiembre 22, 2014

TRABAJO No 6 y 7:: REPORTAJE FOTOGRÁFICO

Para desarrollar este trabajo, primero debes leer el documento "Reportaje fotográfico", "El reportaje" y apoyarse en otros que busques en la red.
Luego a partir de uno de los dos relatos:
Las estructura
Réquiem con tostadas
Colocar un ejemplo de Reportaje fotográfico por medio de selfies.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO

Photojournalism


Todo reportero gráfico es un testigo ocular. La foto­grafía y su epígrafe(pie de foto) constituyen una combinación úni­ca y eficaz para reproducir la realidad del sujeto. La documentación fotográfica de las noticias se ha trans­formado en el aspecto más realista e informativo del periodismo, acaparando gran parte del interés de los lectores. La fusión de los métodos visuales y verbales de comunicación ha creado un medio con característi­cas propias: el reportaje fotográfico.
Aunque el reportaje de los sucesos mediante pala­bras existe hace siglos, el proceso de reproducción y la distribución masiva de las fotografías tienen menos de un siglo. A la aparición del reportaje fotográfico moderno contribuyeron decisivamente dos factores.

EL REPORTAJE

En este caso se trata de un género narrativo en el que se combinan las formas narrativa y descriptiva. Para hacer su relato, el periodista se apoya en la descripción de personas, de lugares y de situaciones.
El propósito del reportaje es relatar los aspectos desconocidos de un suceso conocido y, con ello, reflejar las impresiones del periodista.
En el reportaje se comunica algo que despierta en el lector la nece­sidad de actuar, de manera que no se trata sólo de información, sino también de denuncia. Así, se hace la presentación detallada del hecho para que el lector lo sienta, lo viva y, de este modo, conozca los alcan­ces y las limitaciones de la sociedad en donde se desenvuelve, se for­me un criterio y actúe conforme a él. Como género informativo exige una profunda investigación documental, observación de campo y entrevistas, pero su propósito no permanece en este nivel porque tam­bién interpreta. No se trata entonces de un razonamiento ni de un sim­ple registro de datos, sino de una interpretación del suceso, que refleja la propia experiencia del periodista.

domingo, septiembre 21, 2014

LA ESTRUCTURA

CAMARGO, Juan Manuel. Los Desplazados

“Perecen ayer tres obreros más a causa del invierno”.
(Titular aparecido en una edición cualquiera de “El Tiempo” el año pasado).

Por un momento Nicolás dejó de sentir la distensión de su vientre, apenas mitigada en la mañana con una taza de café negro en medio de su prisa algo inconsecuente. Llevaba largo tiempo sin trabajar y todos sus días no habían sido otra cosa que recorrer desde que amanecía los sitios en que se movilizaran cemento y palustre, recibiendo siempre la misma negativa humillante y desalentadora.
- No señor. No hay.
- Estamos completos. No moleste.
- ¿No sabe leer? Hoy para trabajar hay que saberlo y aquí y dice “NO HAY VACANTES”.
La cara de los capataces le parecía cada vez más dura y no entendía como él, que podía como ninguno cargar sobre sus espaldas todo el día pesados bultos de cemento o pegar ladrillos perfectamente sin uso de plomada, hacía tanto tiempo no era requerido.

RÉQUIEM CON TOSTADAS

Sí, me llamo Eduardo. Usted me lo pregunta para entrar de algún modo en conversación, y eso puedo entenderlo. Pero usted hace mucho que me conoce, aunque de lejos. Como yo lo conozco a usted. Desde la época en que empezó a encontrarse con mi madre en el café de Larrañaga y Rivera, o en éste mismo. No crea que los espiaba. Nada de eso. Usted a lo me­jor lo piensa pero es porque no sabe toda la historia. ¿O acaso mamá se la contó? Hace tiempo que yo tenía ganas de ha­blar con usted, pero no me atrevía. Así que, después de todo, le agradezco que me haya ganado de mano. ¿Y sabe por qué tenía ganas de hablar con usted? Porque tengo la impresión de que usted es un buen tipo. Y mamá también era buena gen­te. No hablábamos mucho ella y yo. En casa, o reinaba el si­lencio, o tenía la palabra mi padre. Pero el Viejo hablaba casi exclusivamente cuando venía borracho, o sea casi todas las noches, y entonces más bien gritaba. Los tres le teníamos mie­do: mamá, mi hermanita Mirta y yo. Ahora tengo trece años y medio, y aprendí muchas cosas, entre otras que los tipos que gritan y castigan e .insultan, son, en el fondo unos pobres diablos. Pero entonces yo era mucho más chico y no lo sabía. Mirta no lo sabe ni siquiera ahora, pero ella es tres años menor que yo, y sé que a veces en la noche se despierta llorando. Es el miedo. ¿Usted alguna vez tuvo miedo? A Mirta siempre le parece que el Viejo va a aparecer borracho, y que se va a quitar el cinturón para pegarle. Todavía no se ha acostumbrado a la nueva situación. Yo, en cambio, he tratado de acostum­brarme. Usted apareció hace un año y medio pero el Viejo se emborrachaba desde hace mucho más, y no bien agarró ese vicio nos empezó a pegar a los tres. A Mirta y a mí nos daba con el cinto, duele bastante, pero a mamá le pegaba con el puño cerrado. Porque sí nomás, sin mayor motivo: porque la sopa estaba demasiado caliente, o porque estaba demasiado fría, o porque no lo había esperado despierta hasta las tres de la madrugada, o porque tenía los ojos hinchados de tanto llorar. Después, con el tiempo, mamá dejó de llorar. Yo no sé cómo hacía, pero cuando él le pegaba, ella ni siquiera se mor­día los labios, y no lloraba, y eso al Viejo le daba todavía más rabia. Ella era consciente de eso, y sin embargo prefería no llorar.

lunes, septiembre 08, 2014

TRABAJO No 5: LA IMAGEN COMO DOCUMENTO

INSTRUCCIONES
Para este trabajo se debe leer el artículo "La imagen como documento", luego con los siguientes temas realizar el ejercicio asignado en la universidad:

Reencuadrar para producir mayor impacto
El documento
Foto denuncia
Foto comprometida

LA IMAGEN COMO DOCUMENTO

Hoy los periódicos y las revistas registran en imágenes todas las facetas de la vida: desde las modas más efímeras hasta los grandes acontecimientos de la época. Por su propia naturaleza, la mayoría de las fotografías de reportaje sólo tienen un interés temporal. Sin embargo, algunas, al captar un accidente o un elemento perdurable de la condición humana, trascienden el momento del acontecimiento y consiguen un significado permanente. La famosa imagen del Hindenburg en llamas fue realizada por un fotógrafo que había recibido el encargo rutinario de fotografiar su llegada. Siempre que se presencie el desarrollo de un acontecimiento, sea de interés o no, hay que estar alerta para captar cualquier posibilidad, pues la imagen puede constituir un documento histórico indeleble.
Pero no todos los documentos gráficos registran hechos noticiables. El registro de los detalles de la vida cotidiana —cómo las personas viven, trabajan y disfrutan de su ocio— es digno de los mejores esfuerzos por parte del fotógrafo en la búsqueda y realización de imágenes. Por otra parte, las fotografías que ahora se tomen tendrán más valor en el futuro y serán apreciadas mucho antes de lo previsto. El interés público por las imágenes del pasado se ha extendido actualmente a fotografías bastante recientes que reflejan las costumbres y las condiciones de hace veinte, diez o incluso sólo cinco años.

viernes, agosto 01, 2014

lunes, julio 14, 2014

lunes, enero 27, 2014

TEORÍA DEL NARCISISMO

"Fue así como fabricó a los hombres. Tomó un terrón y se dijo: 'Quiero hacer un hombre, pero como es preciso que pueda caminar, correr, andar por los campos, le daré dos piernas largas como las de un flamenco'. Hízolo, y tornó a decirse: 'Es preciso que este hombre pueda cultivar su mijo; le daré entonces dos brazos, uno para sostener la azada y el otro para arrancar la mala hierba'. Y le dio dos brazos. Tornó a reflexionar: 'A fin de que pueda ver su mijo, le daré dos ojos'. Y dos ojos le dio. Enseguida meditó: 'Es preciso que el hombre pueda comer su mijo; le daré una boca'. Y le dio una boca. Tras lo cual, tornó a meditar: 'Es preciso que el hombre pueda bailar, hablar, cantar y gritar; para ello le hace falta una lengua'. Y le dio una. Por fin, la divinidad se dijo: 'Es preciso que este hombre pueda oír el ruido del baile y la palabra de los grandes hombres; y para ello le hacen falta dos orejas'. De este modo envió al mundo un hombre perfecto". J. G. Frazer, Les dieux du ciel, Rieder, pág.357.